DE MAYO A SEPTIEMBRE este temerario visitante llega a las costas de Quintana Roo. Asusta por su enorme tamaño sin embargo nadar a su lado es una delicia. Holbox es realmente el paraíso. Sus playas son hermosas y tienen una magia única. La gente es amable y sonriente, donde además podrás probar en Edelyn la pizza de langosta, un manjar. Para nadar con el tiburón ballena se recomienda empezar la expedición muy temprano y, sobre todo, protegerse del sol, ya que la travesía en lancha en su busca puede ser larga. Los locales te aconsejan usar bloqueador de preferencia orgánico, para evitar dejar aceite en el mar.

El goce empieza en la navegación, por poco más de una hora se observan otros animales marinos, así como se disfruta la inmensidad del color turquesa del Mar Caribe. Una vez que se llega a la zona de acción se apagarán los motores para no espantar a estos imponentes animales. Si tienes suerte, podrás observar a varios nadar alrededor de las pequeñas embarcaciones, pero hay que obedecer las reglas: por ningún motivo los debes tocar y debes vestir chaleco, aletas, visor y esnórquel. De pronto estás en su territorio, y es común sentir miedo, sin embargo, te sorprenderá lo tranquilos y amigables que son. Esta es una de las experiencias que todo aventurero debe experimentar.

TIP: PUEDES LLEGAR A CANCÚN Y AHÍ TOMAR UN AUTOBÚS A CHIQUILÁ Y DESPUÉS TOMAR EL FERRI QUE TE LLEVA DIRECTO A HOLBOX. O PUEDES RENTAR UN AUTO.

NATIONAL GEOGRAPHIC TRAVELER

¡CONTACTANOS PARA VIVIR LA EXPERIENCIA!
Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram